La Rueda de la Fortuna

La Rueda de la Fortuna es el arcano mayor número 10 de la baraja del tarot. La Rueda de la Fortuna generalmente representa el vaivén de la vida, el Destino y el Karma.

imagen de la rueda de la fortuna arcano numero X de las cartas del tarot

La Rueda de la Fortuna, arcano número X

Descripción del arcano La Rueda de la Fortuna

  • El elemento central es una rueda o rueda de la fortuna, donde un mono sube y otro baja, o bien, un hombre con cabeza de lobo es el que sube y una serpiente es la que baja. Representan, respectivamente, dos de los tres estados de Suerte: Progreso (el que sube) y decadencia (el que baja).
  • Encima de la rueda hay un mono o una esfinge, con una espada recargada sobre el hombro apuntando al cielo; esta representa el tercer estado de Suerte: La riqueza.
  • En algunos tarots la rueda descansa sobre la tierra, en otros cuatro animales alados entre nubes en cada esquina de la carta, uno es un hombre, otro es un águila, otro es una vaca y otro un león; estos cuatro animales aparecen en el Apocalipsis.
  • La rueda tiene una manivela y, en otros tarots, tiene dibujada las letras T, A, R, O o las letras del alfabeto judío que forman las letras de Yahve y en círculos más interiores los símbolos del mercurio, el azufre y otros dos, elementos alquímicos por naturaleza.

Significado de la carta La Rueda de la Fortuna

Este naipe es uno de los más dificiles de interpretar, pues sugiere sucesos más allá del control humano.

Sugiere que el consultante ha alcanzado el final de un ciclo y está empezando una nueva fase. Recuerda los ciclos de la naturaleza, como las estaciones, pero estos sucesos no están en nuestras manos.

Están a punto de ocurrir cambios inesperados, y debido a que suelen llegar sin avisar, parece como si el destino hubiera tomado el mando de una situación y el consultante no tuviera control.

Esto puede provocar entusiasmo o desconcierto, pues no sabe con certeza si estos cambios van a ser positivos o negativos. podrían referirse a relaciones, al trabajo o al hogar, y pueden tambalear los cimientos de la vida del consultante, recordandole que nada permanece para siempre.

Será necesario dejar el pasado para progresar, pero al consultante puede consolarle que a veces es necesario bajar para volver a suvir.

Se anuncia una nueva oportunidad para crecer y puede que se presente en forma de una persona o situación que el destino tenía guardado.

Invertida, la rueda de la fortuna, no predice un futuro oscuro, sino que indica que el consultante no está listo para el cambio.