El Colgado

El Colgado es el arcano mayor número 12 de la baraja del tarot. También se la conoce por el nombre de la carta el Ahorcado. El Colgado suele ser asociado con el autosacrificio y la paciencia ante las adversidades. Con el esfuerzo que requiere cualquier empresa difícil de llevar a cabo y cualquier causa noble.

imagen de el colgado arcano numero XII de las cartas del tarot

El Colgado, arcano número XII

Descripción del arcano El Colgado

  • Un hombre se encuentra de cabeza, amarrado por un pie de un palo en forma de travesaño, cruzando el pie sobre la pierna como formando un cuatro.
  • El hombre tiene una especie de medias rojas y en su parte superior una prenda azul. Tiene aparentemente las manos ocultas como si estuviera amarrado por detrás.
  • El travesaño del que cuelga en unos tarots se sostiene de dos troncos, a modo de columnas como en otras cartas del tarot. Aunque en algunos tarots aparece el travesaño apoyado por un solo palo, aunque por las hierbas de los extremos, también parece simular las columnas pero ocultas.
  • El hombre parece tranquilo y en algunos tarots tiene aura sobre la cabeza.

Significado de la carta El Colgado

Este naipe suele provocar miedo, aunque de hecho no suele indicar castigo o dificultad física. El Colgado indica que el consultante está en el limbo y, al menos por ahora, es incapaz de cambiar su situación actual.

Debido a que el consultante se siente atrapado, aparecen el miedo, la ansiedad y una profunda sensación de malestar. Además deberá sacrificar algo que valora para poder avanzar.

Esto debe hacerse voluntariamente y sabiendo que, aunque se perderá algo, también se ganará algo (quzá de mayor valor) que finalmente mejorará su situación.

La conciencia del consultante se está ampliando y posiblemente experimente algún tipo de transformación espiritual aunque en ese momento no sea consciente de ello.

Será doloroso el momento en el que el consultante sea consciente de todo lo que está saliendo de su vida, y todo cuanto puede hacer es tener fe en que las cosas cambiarán a mejor.

Se ha alcanzado un punto de inflexión y las circunstancias deben mirarse desde un ángulo diferente para obtener una nueva perspectiva.

Si el consultante es paciente y reflexivo obtendrá iluminación, libertad y paz.